Imprimir esta página

Dublín 1: Elephant & Castle

Escrito por  Juan Pajares
Dublín 1: Elephant & Castle

Fin de semana en Dublín. Fin de semana de música en directo, cerveza y buena comida. Entre nubes, lluvia, rayos tímidos de sol ... decidimos conocer cómo se las gastan por la capital, y he aquí lo que descubrimos.

Nuestra primera decisión fue acercarnos a tomar la primera cerveza al carismático The Temple Bar: una pinta de cerveza y una docena de ostras. Curioso y acertado maridaje, sorprendente. Todo ello escuchando buena música en directo, con tintes locales, sin estridencias y a un buen volumen que permite la conversación.

restaurante-elefant-3

Después de este aperitivo, y un poco pronto para nuestro horario español, las 20:30 horas, nos acercamos al Elephant and Castle. Es un pequeño restaurante muy cercano al The Temple Bar. Era jueves y se encontraba totalmente lleno, doblando las mesas, lo que indica que es un restaurante reconocido en la zona. Estaban las mesas dispuestas de manera informal, un poco pequeñas y con poca separación entre ellas. No tenían mantel y las servilletas de papel, estamos hablando de un restaurante de nivel medio con buena animación y servicio ligero.

Pedimos vino, parece que es un error pedir vino en zona tan cervecera; mal el servicio, caliente, y mal los precios, totalmente disparatados. Pagamos 35 € por un Pinot de Australia, muy muy normalito.

Tomamos de entradas unas tortillas de patata con sashimi de atún y crema de wasabi. Buena presentación y buen contraste de sabores, con su punto de wasabi. Realmente sorprendente el nivel de este plato para este tipo de restaurante. Después tomamos lo que debe ser su especialidad. Lo digo por la cantidad de unidades que vimos salir de este plato spice chicken wings in a basket. Sabrosas alitas de pollo a la brasa embadurnadas de una salsa picante tipo india. Un plato muy correcto de los que te puedes pedir 10 y seguir comiéndolas como si fuesen pipas.

Para plato principal yo pedí grilled shrimp with ginger-lime dressing, spinnach and cous-cous (camarones a la parrilla con  gengribre y lima, espinacas y cous-cous); sinceramente, no quería esto, pero problemas con el idioma me derivaron a este plato. El cuscús muy suave con poco sabor pero correcto. Para terminar pedimos un cheescake para los tres comensales que éramos.

restaurante-elefant-4

En resumen un sitio agradable, sin pretensiones, con una comida muy sabrosa y buena animación con treintañeros y algún turista de más edad. Salimos a unos 55 €.

© Juanpa


Valora este artículo
(0 votos)